Nos han entrado varios casos de empresas que contratan servicios de centralitas físicas o virtuales y que, al cabo de un tiempo de funcionamiento, resulta que, o bien son excesivas, o bien, insufientes o mal dimensionadas.

Cada vez más empresas se decantan por soluciones de Voz IP, centralitas virtuales o una híbrida que es virtual y usa los dispositivos de los usuarios finales para establecer las comunicaciones. Para vender esta solución es imprescindible hacer una valoración técnica de los usuarios o agentes que van a estar en comunicación, el número de minutos mensuales que se van a consumir, el caudal de ancho de banda necesario para que las comunicaciones no sufran caídas o cortes de comunicación, la estabilidad del suministro eléctrico de la ubicación de la empresa y, por supuesto, el tipo de llamadas, contrato de confidencialidad, seguros de responsabilidad civil y tratar con cuidado la grabación y monitorización de las llamadas.

Cuando algo, en esta cadena, no está bien pensado, surgen los problemas. Estos problemas cuando aparecen durante el ejercicio de la actividad y hace que la empresa pare, tiene consecuencias económicas. Ahí es donde entramos nosotros.

En este caso no vamos a entrar en valorar la pérdida de beneficios de la empresa por el cese de actividad temporal, sino vamos a hacer un informe pericial sobre la preventa de la solución completa y si es la adecuada al cliente, ha tenido la formación adecuada, el mantenimiento y el servicio postventa que debe tener y por supuesto, que el precio esté en mercado.

En la mayoría de los casos nos vemos instalaciones excesivas, que el comercial de turno ha vendido como algo escalable, ampliable y casi sin posibilidad de fallo. Pero la verdad es que, cuando un cliente acude a nosotros, es que ese compromiso se ha desvanecido.

La pericial comprende el histórico, las mediciones actuales, los codecs utilizados, el equipamiento físico, el operador externo, la calidad de la comunicación, el programa de gestión, etc.

Nosotros recomendamos siempre soluciones Cloud, dado que el problema que había hasta hace poco era la señalización de los terminales. La señalización es la pequeña comunicación que hace un terminal IP a la centralita donde estaba conectado. Cuando hay poco ancho de banda, esta señalización puede significar reducir lo suficiente el ancho de banda como para que las comunicaciones de voz se escuchen un poco peor, pero en las fechas actuales con la fibra óptica a un precio muy asequible, no merece la pena tener equipamientos Asterisk de intermediación.

No obstante, puede consultar con nosotros sin compromiso alguno antes de contratar con su operador.